Tal es la corta vida de Liima que, probablemente, muchos de vosotros os sorprendáis al saber que el origen de la banda es nada más y nada menos que uno de los avatares de la escena post-rock e independiente escandinava, los inigualables Efterklang.

¿Importante saber esto? Diría que vital, Y es que Liima y su propuesta no se puede entender sin lo que han sido los integrantes del grupo en su anterior proyecto -Efterklang-, que dio a luz a 5 álbumes de estudio que, hoy en día, aún se guardan en las más cuidadas vitrinas como exponentes de la escena independiente europea desde bien entrado el nuevo milenio.

Con el salto a Liima, Casper Clausen y los suyos han adentrado a estructuras más típicas con estribillos, vocales nítidas, percusión mucho más notoria y un mayor uso de los sintetizadores en declive de la cuerda y viento; todo ello bien demostrado anteriormente en su primer trabajo ii (2016).

Aunque en menor medida, 1982 ha supuesto igualmente un nuevo giro de las tornas, abandonando las bases de indietrónica de ii, para adentrarse en piezas más sosegadas y seguibles, con mayor presencia de los instrumentos y el ritmo, dejando de lado las atmósferas infinitas que nos presentaban como Efterklang; piezas que bien pueden recordar en ocasiones a trabajos de Moderat, Clark o incluso a The Horrors.

Como primer aercamiento para descubrir a la perla danesa, no dejéis de escuchar ‘Life is Dangerous’, ‘People Like You’, ‘Jonathan, I Can’t Tell You’ y ‘1982’.

Por Fon Smith