El mundo se vuelca para decir adiós al inglés por última vez

Por Tatiana Moro

Cuando se cumple una semana de que David Bowie falleciese a causa de un cáncer de hígado tras 18 meses de batalla, los homenajes al Duque Blanco se suceden. El último de sus fans ha sido hacer llegar su último disco, Blackstar, al número uno en las listas de ventas en Reino Unido con 150.000 copias vendidas en una semana. Así, Bowie desbanca a Adele del ranking con el que ha sido el décimo disco del de Brixton, lanzado el 8 de enero, el día que cumplió 69 años.

Además, Blackstar es número uno en la plataforma de audio iTunes. Otros dos álbumes del polifacético artista se encuentran entre los diez discos más vendidos, el recopilatorio Best of Bowie The Rise and Fall of Ziggy Stardust.

Los homenajes durante la semana pasada han sido continuos y de lo más dispares. Desde una reunión multitudinaria de los vecinos de Brixton donde la gente se unía a interpretar las canciones más características de Bowie, como que la emisora de radio belga Studio Brussel junto al Observatorio Público MIRA crearon una constelación con forma de rayo con el que Starman identificaba su cara.

También los componentes de Arcade Fire, que tuvieron una estrecha relación con Bowie, decidieron hacer de las calles de Nueva Orleans un festival homenaje al cantante. A continuación, el vídeo donde aparecen Win Butler y Régine Chassagne junto a la banda Preservation Hall Jazz Band.