Por Alfonso Alfaro

La rendición venía de antes. Incluso con anterioridad a la revelación del misterioso conjunto de grupos que formarían el cartel, la prensa ya nos sentíamos entregados a la majestuosidad de un evento musical del calibre del Primavera Sound. El cohete despegó y todos nos entregamos a un cartel denominado por muchos como el mejor de la historia del festival.

Para entender este artículo nos vemos en la obligación de hacer una comparación y va a ser deportiva, así que agárrense. Los Chicago Bulls de Michael Jordan han sido el mejor equipo de la historia de la NBA, sin embargo, el base, ya fuese Ron Harper, John Paxson o Steve Kerr, eran meros complementos del equipo. Lo mismo pasa con el Primavera Sound. Es bueno, sí. ¿Pero se puede mejorar? También. Toma nota Gabi Ruiz.

La gran ausencia es Elvis Costello y lo llamativo es que McManus se va a dar una vuelta por España esta primavera pero las fechas del londinense están dirigidas a Zaragoza, Madrid y San Sebastián los días 4, 5 y 6 de junio respectivamente. Lo que parecía ser una espera protocolaria a la salida del ansiado line up para no anunciar su fecha en la ciudad condal se ha convertido un desolador “¿no iba a venir Costello al Primavera?”.

Si seguimos con nombres mastodónticos, The Stone Roses es otra de las bandas que esperábamos con anhelo. A los organizadores del festival barcelonés les encantan los comebacks e Ian Brown y compañía habrían venido como anillo al dedo para acrecentar la lista de cabezas que vuelven como lo hicieron en su momento The Strokes y este año LCD Soundsystem. Que sí, que sí, sabemos que se oyen rumores de que el FIB está peleando por ellos pero, tras la tanda de nombres anunciados ayer por el evento de Benicàssim, no hay rastro del grupo por España y sí por Japón. Sayonara Stone Roses.

El seguidor medio del certamen echará de menos a Lush. Los británicos han anunciado a los cuatro vientos su vuelta a los escenarios después de más de 15 años y se les daba por confirmados para tocar en el Parc del Fòrum. Quizás la organización no se haya percatado de las ganas que hay por escuchar ‘Ladykillers’ y tampoco tiene pinta que otros eventos musicales se arriesguen a traer a la banda de Miki Berenyi.

Si Bon Iver anuncia conciertos sin previo aviso quizás este año decidan hacer una parada espontánea en el Primavera Sound. Error. Los americanos se irán con sus sonidos folk intimista a Asia. Tampoco desde Canadá parece que nos vayan a visitar METZ. Sería la segunda vez, tras 2013, y no hay previsión de que se repita, una auténtica pena porque su álbum II es estruendoso e imponente en directo así que rezaremos a Gabi Ruiz para que toquen en el Hidden Stage.

En cuanto a representación nacional, me parece de juzgado de guardia que no estén las Hinds con lo que lo están “petando”. Aunque el verdadero delito es no incluir a un grupo como Belako. Con Hamen, su nuevo disco, y gira por infinidad de salas, Belako deberían estar en este festival con cada álbum que publican. It’s law.

Un artista que lleva siendo demandado mucho tiempo en España (menos por quien escribe estas lineas) es Kanye West. El polémico rapero le debe dar tanta tirria Europa como a mí su música aunque, ¿existe mejor festival para romper tópicos que el Primavera Sound? Probablemente no. Traer a Kanye West y su consecuente horda de fans con camisetas de Yeezus no dejaría indiferente a nadie, eso está claro. El resultado final es, a día de hoy, solo ficción.