El emergente quinteto británico de post-punk yuxtaponen simpleza y caos en ‘Fit For Work’

Por Tatiana Moro

En el año que nuestra única constante es la incertidumbre, con más frustración y cantidad de preguntas en el aire que de costumbre, algunos señalan esa atroz realidad, aquella que lleva pasando desde siempre pero que parece sólo en momentos de crisis podemos discernir. Como Deadletter.

Ellos son un nuevo conjunto post-punk de Reino Unido que a través de una cruda pero bien construida canción llamada ‘Fit For Work‘ describen la espiral de irritación que es la burocracia y nuestra pérdida de identidad personal.

Fit For Work‘ te mantiene a la espera con una simple pero tensa percusión mientras Zac Woolley, cantante de Deadletter, inicia un discurso hablado como una afilada crítica social a la decadencia de nuestra sociedad. Justo cuando confías en que Woolley seguirá narrando, el grupo da paso a la indignación con una trompeta que anuncia el clímax caótico de la canción. En varias ocasiones. Una yuxtaposición que sirve como gancho durante esos más de tres minutos.