Lacey ha reconocido los hechos y la banda ha cancelado sus conciertos restantes en Reino Unido e Irlanda

Por Alfonso Alfaro

El mundo de la música no está quedando exento de los casos de acoso sexual que están siendo destapados en las últimas semanas. Jesse Lacey, líder del grupo neoyorino Brand New, ha sido acusado por una mujer de manipularle y pedirle fotografías de desnudos cuando la conoció en 2002, momento en el que ella tenía 15 años y él 24. La víctima ha explicado a través de un comunicado público que Jesse Lacey le obligó a verle “masturbándose en Skype” y que le “hacía de menos” dejando claro que su “sexualidad era lo único que podía ofrecer”.

Lacey ha reconocido los hechos en un comunicado en la página de Facebook de la banda donde justifica los abusos sexuales a causa de una “relación adictiva y dependiente” con el sexo. Además de airear problemas de infidelidades, su matrimonio y relaciones personales. La banda ha pospuesto los tres conciertos de las próximas fechas en Reino Unido e Irlanda, devolviendo el importe de las entradas a los asistentes.

Este no ha sido el único caso, hace escasas semanas Björk hizo público que sufrió acoso sexual por parte de un director de cine danés -todo apunta a Lars Von Trier durante el rodaje de Bailar en la oscuridad-. El pasado mes de octubre, Real Estate han reconocido que echaron a Matt Mondaline, ex guitarrista del grupo, tras la acusación de acoso sexual por parte de siete mujeres en lo que el grupo ha  considerado “denuncias de trato inaceptable hacia mujeres”. También el canadiense Alex Calder ha perdido el contrato discográfico con Captured Tracks con el que iba a lanzar su álbum homónimo por acusaciones de acoso sexual.