Por Sandra Blaya y Tatiana Moro

La última edición del festival vasco se podría calificar como una apuesta de futuro por respaldar a las bandas emergentes de los últimos años, y que con una arriesgada propuesta de cartel ha resultado no sólo airoso, sino exitoso. Además de unos The Strokes algo rejuvenecidos, una Rosalía que arrastró a la mayoría de los asistentes del día y unos Weezer superlativos; el Bilbao BBK Live ha dejado conciertos mayúsculos de nombres más modestos.

Ider
Las británicas Ider se presentaron ante un tímido escenario Firestone que en cuestión de segundos se les hizo minúsculo. Megan Markwick y Lily Somerville supieron hacer de la química de su amistad -entablada en la universidad y consolidada como compañeras de piso- un espacio de conexión desde el que incluir al público, más expectante por ver qué ofrecían en directo y cómo trasladaban el EP al concierto que a entregarse a los temas de pop electrónico. Un sol cegador de media tarde inundaba parte del escenario, así que el dúo se intercaló los instrumentos compartiendo ojos acuosos y gafas de sol; una vez en los teclados, otra vez en la guitarra y percusión. La persistencia -y el público extranjero animando a ello- consiguió poner a bailar al reducto de personas que allí estábamos con canciones como ‘Wu Baby’ y ‘Brown Sugar’.

Mourn
La duda de la capacidad de Mourn para hacerse con el escenario principal ofende. El ahora trio barcelonés conquistaron vestidas de morado en una clara referencia al feminismo, a una formación compuesta sólo por mujeres tras salida del batería, Antonio Postius. Desde aquel debut homónimo de 2014, las catalanas han afianzado su sonido, su personalidad y su posición en la música nacional. Con una ejecución medida, los himnos -porque sí, ya los tienen- como ‘Your Brain Is Made of Candy’, ‘Gertrudis, Get Throught This!’ o ‘Barcelona City Tour’, de su último trabajo Sorpresa Familia, sonaron con la fuerza de jóvenes que recorren un camino que conocen como si ya lo hubiesen vivido.

Lester y Eliza
El grupo afincado en Bilbao aparecieron en escena ante un sol radiante e inverosímil en Kobetamendi que incomodó a sus componentes pero que no evitó que interpretasen al dedillo los temas de su EP homónimo. En el setlist Lester y Eliza incluyeron ‘Mirror’ y una nueva canción estrenada el día anterior al concierto, ‘Kenneth’. Mientras que Helena Malvido ponía el toque melancólico casi crooner con una voz que acariciaba épocas pasadas, el resto de la banda -situados en torno a las dos mujeres de la banda, Malvido y Llúcia Pla- sonaban con la cohesión fruto del trabajo constante en este pasado y año, notándose una elevación palpable en el directo.

Las Ligas Menores

Tras su gran salto desde Argentina a nuestro país en diciembre, todo ha ido rodado para Las Ligas Menores, una de las bandas más destacadas (si es que acaso alguna no lo es) del sello Laptra. Siendo su segunda visita a España, ver la cantidad de público que se agolpaba a las seis de la tarde en el Firestone no fue más que una confirmación del momento de gracia de la banda. Al igual que hace medio año, las de Buenos Aires presentaban Fuego Artificial y en torno al mismo giró todo el concierto, en el que también pudimos escuchar temas de su primer trabajo y ‘De La Mano’, el último sencillo que presentaron a finales de mayo. Temas certeros, nada extensos, directos a la parte del cerebro que pone tus caderas a moverse de un lado para otro. Fue muy lindo también escuchar a Anabella cantar ‘En Invierno’ aquello de “es que sabés es mi cumpleaños”, y más tarde confesarnos que de verdad lo era y que celebrarlo en el escenario estaba siendo el mejor regalo que podía pedir. Un concierto para brindar, en definitiva, por la buena relación que empieza a asentarse entre las bandas de la escena argentina y el público de aquí.

Brockhampton

Para esta boyband americana, el del viernes pasado era su concierto debut en España. Brockhampton venían presentando su último trabajo, Iridescence, pero la expectación nacional con esta banda se remonta a su triada de discos Saturation, todos de 2017. Presentaron por primera vez ‘GINGER’, el que será el single de su quinto álbum de estudio que saldrá este agosto bajo el mismo nombre, título que ya nos adelantaban Joba y Merlyn en sus camisetas. El concierto en general fue una vorágine de locura. Los temas se repartieron como rayos, la conexión con el público era impresionante y los pogos debieron asustar a los jóvenes que a las cinco de la tarde cuando abrieron puertas corrían a las primeras filas a coger sitio para Rosalía o The Strokes. En este contexto no se nos hace difícil imaginar que el concierto terminase con una chica volando dentro de un contenedor, mientras sonaba ‘BOOGIE’ de fondo. En defenitiva, los Backstreet Boys de los millennials.

Perro

Para alguien de Murcia, los Perro son unos colegas que nunca planeas ver pero que te alegran el día si te los encuentras por casualidad. Lo único que se necesita es que se alineen unos cuantos planetas y el resultado es explosivo: un sonido macarra, una hora del día en la que tus pies aún responden, una actitud chulesca por parte de la banda y una camiseta del Pryca. Y un público de mecha corta, claro. A los cuatro temas alguien soltó un “VASCOS, SOIS UNOS SOSOS”, y lo siguiente fue el abecé de los conciertos de Perro: pogo, saltos, Marlotina, bailes, colegas, referencias futbolísticas… En definitiva, una victoria asegurada.

Alien Tango

Era la primera vez que veíamos a Alien Tango tocando en España con la nueva formación londinense, y a decir verdad se echó de menos a Guardabosques y a El Verdadero sobre el escenario. Se extrañó esa conexión que tenían de amigos que son prácticamente hermanos y de la que no muchas bandas pueden presumir. Tocaron temas se los dos EPs, todos los sencillos que nos han estado dosificando a cuentagotas estos meses y algún que otro tema que no se ha estrenado aún. Por méritos y trayectoria, se han ganado tocar en un escenario de ese calibre, aunque ni el horario ni el sonido acompañase. En cualquier caso, el público bailó ‘Sexy Time’ como si fuera su último día en la Tierra.

Cupido

El debate entre trap e indie ya empieza a ser una constante en los festivales de 2019, por eso Cupido nace entre la unión del cantante Pimp Flaco y el grupo Solo Astra. A priori puede parecer agua y aceite pero no solo es todo lo contrario sino que en directo convencen a ambos bandos. En el Bilbao BBK Live fueron los encargados de abrir el escenario Nagusia en la jornada del sábado y, apoyados con visuales retro-cutres, repasaron su debut ‘Préstame un Sentimiento’. Por supuesto que ‘Autoestima’ o ‘No Sabes Mentir’ fueron los temas más aclamados del bolo, pero la lectura va más allá. Quizás estos chicos hayan encontrado el punto de equilibrio entre trap, indie y un directo notable.

Viagra Boys

Dentro de toda la oferta musical de este año, Viagra Boys representan ese pequeño reducto de rock que parece que está solo reservado para cabezas de cartel y unas pocas bandas más. El nivel de concierto fue el siguiente, Sebastian Murphy tardo no más de una canción en quitarse su sudadera chandalera de Kappa y la camiseta interior para quedarse con el torso descubierto y luciendo tatuajes mientras se refrescaba con una cerveza cuál bota de vino. ¿Se puede ir a mejor? Sí, los temas de su Street Worms sonaron perfectos y con un toque más punk. Con ‘Slow Reader’ llegó el primer subidón del concierto gracias a su potente bajo pero sin duda el single ‘Sports’ fue el momento del concierto. ¡SPORTS!

Boy Azooga

Normalmente a las 22:00 de la noche pocas sorpresas hay en un festival, la gente ya ha entrado para ver a las bandas de más renombre y apenas hay opciones sorprendentes, salvo Boy Azooga. Los británicos desembarcaron por primera vez en España en el festival bilbaíno para presentar su 1, 2 Kung Fu! tras haber teloneado a Neil Young en parte de su gira europea. Todos los asistentes que se acercaron se quedaron sorprendidos de la solidez del sonido de estos jóvenes británicos, sus temas como ‘Face Behind the Cigarette’ hicieron bailar y otros como ‘Looner Boogie’ consiguieron agitar a la gente. Sin duda una de las sorpresas del año y del festival.