Bajo el nombre de BYFYN, Ellie Isherwood estrena una canción repleta de sintetizadores y mensajes de los excesos que vivimos

Por Tatiana Moro

BYFYN es el seudónimo de Ellie Isherwood, una artista londinense que tras publicar en 2016 su álbum debut Tension and Release y el año pasado el EP Almost Rosy, este año retoma su propuesta de electrónica ambient con pop sintetizado en el estreno de ‘Oh Dear‘.

Dice Isherwood que escribió y produjo esta canción tras leer La sabiduría de la inseguirdad, libro de Alan Watts sobre vivir el presente sin la ansiedad generada por el espejismo del tiempo y de la historia, y ver algunos capítulos de Adam Brooker en Black Mirror. Ambos hablan del constante bombardeo sensorial en el que vivimos, “la información nos llega prácticamente cada minuto del día, de la política hasta la cirugía plástica, y estamos tan saturados de ello hasta el punto de que todo lo que podemos decir al respecto ‘oh, dear'”, apunta Isherwood.

El sonido de BYFYN consigue gracias a la superlatividad de los sintetizadores que se pueda discernir entre influencias como GrimesKate Bush Robyn. La contraposición entre el mensaje de desesperación con el mundo y la propuesta sonora son tan dispares que atraen. Sucede lo mismo con el video para ‘Oh Dear’, en el que las imágenes se superponen unas a otras y la cantante dirige una coreografía repleta de colorido.