La neozelandesa publica un segundo EP este año, más maduro y guitarrero

Por Tatiana Moro

Eso de que el cambio de ciudad también te cambia no sabemos hasta qué punto es verdad, lo que sí es diferente es el entorno y las personas que te rodean. Y estos dos factores han sido decisivos en el despegue de la carrera de Molly Payton. Cuando se mudó con su familia de su Nueva Zelanda natal a Londres con 16 años, se hizo amiga de Oscar Lang (del que precisamente hemos hablamos recientemente) y beabadoobee.

Lang, que está en el sello Dirty Hit de The 1975, ha sido el principal impulsor de su carrera llegando a coproducir su EP debut Mess, que vio la luz en abril de este año. Dando a conocer que no pierde el tiempo, este otoño Molly Payton ha publicado otro EP, PorcupineUn trabajo menos introvertido y melancólico que el anterior en el que intentaba saber quién es, en esta ocasión se apoya en lo vivido durante el verano. «Porcupine es un EP que compuse durante mi primer verano fuera del instituto. Trata de cometer errores en el amor y en las amistades y aprender de ello. El EP es como una cápsula del tiempo de esa época de mi vida y está lleno de nostalgia».

Ahora para ‘Going Heavy‘, el corte más noventero y con guitarras como protagonistas del EP, Molly Payton comparte videoclip. «La canción es sobre ser joven e imprudente. Es difícil no sentirse un poco sin rumbo a veces estos días, pero encuentro consuelo en el hecho de que realmente nadie tiene ni idea de lo que están haciendo. La canción va sobre todo el mundo disfrutando de estar perdidos juntos», apunta.