The Up and Coming es una selección de artistas de la escena emergente, un espacio dedicado a proyectos que se inician o que no han tenido la repercusión que merecen. En Oceaund consideramos interesante su actividad musical y por ello los incluimos en este espacio.

Hand Habits – ‘placeholder’

Meg Duffy, la que fuera guitarrista en los directos de Kevin Morby, ya planteó una carrera en solitario en 2017 bajo el nombre Hand Habits cuando publicó su álbum debut Wildly Idle (Hhumble Before the Void). Este año, también como Hand Habits, compartirá un nuevo trabajo a través de Saddle Creek. El álbum se llamará placeholder y verá la luz el 1 de marzo. Bajo el mismo nombre presenta un corte dream pop sencillo que avanza en profundidad según el tiempo pasa. Una melodía calmante, una letra lentamente contagiosa y una cadencia con guitarras eléctricas que lejos que mantener ese perfil bajo, pellizcan al término la canción para aportar tensión. “Una gran parte de mis composiciones y el modo en el que me muevo en el mundo depende de mis relaciones con la gente. Las canciones en placeholder tratan sobre responsabilidad y perdón”, dice la cantante sobre su nuevo proyecto.

Adia Victoria – ‘Different Kind Of Love’

Con un estilo de mediados de los sesenta e imitando los shows de televisión franceses, Adia Victoria ha compartido ‘Different Kind of Love’, el segundo single de su prometedor álbum Silences. La artista presenta un tema pegadizo que comienza con un ritmo de batería, una linea de bajo tenue y un sintetizador casi imperceptible aunque sí perfecto para crear el ambiente perfecto para la cantante. La guitarra y los vientos no hacen acto de presencia hasta bien avanzado el tema para romper dar la bienvenida a un estribillo digno de la PJ Harvey contemporánea. La voz de Adia Victoria permanece impasible ante la vacanal sonora que suena a sus espaldas logrando así una pose de diva atemporal de lo más hipnótica.

Dentist – ‘Upset Words’

Desde la ciudad de Nueva Jersey, Dentist presentan su primera publicación de este 2019 y se trata de ‘Upset Words’. Este tema abre su último trabajo Night Swimming que lanzaron a finales de año y que ahora deciden compartirla de forma individual. El trío mezcla en sus temas el indie y el rock alternativo recordando en lo musical a los Pixies más modernos. La voz de Emily Bornemann consigue darle un halo diferente a cada estrofa sin llegas a desgañitarse en ningún momento. En los más de tres minutos que dura la canción, mantienen la misma estructura con una batería contundente un un punteo de guitarra que es el verdadero protagonista de la composición y que queda marcada en la memoria del oyente.

Running Red Lights – ‘Calls of Prudence’

Suave, intenso, lento. Estos son los tres adjetivos que mejor podrían definir a ‘Calls of Prudence’, el nuevo tema de Running Red Lights. La banda de Toronto propone una canción perfecta para relajarse pero que va in crescendo en los casi cuatro minutos que dura. Aunque la composición del tema entra más en el folk, pop e indie, la voz de Scarlett Flynn coquetea con el R&B en los momentos más intensos. La letra está completamente escrita por Flynn, también guitarrista del grupo, en un momento de su vida que le invadió la nostalgia pensando en que los tiempos de su juventud habían pasado,  “me acurruqué en mi sofá con mi cuaderno, mi dolor y mi imaginación y comencé a escribir”.

Diamante Negro – ‘Club Caribe’

Como si del regalo de los Reyes Magos se tratase, Diamante Negro publicaron su primer material en Bandcamp el 6 de enero. Aún no sabíamos nada de ellos hasta que las fotografías nos dirigieron al dúo formado por Benoît García y Lucas Méndez. Sin descanso en su polifacetismo creando proyectos musicales alternativos, García también es componente de Medalla y Rapaza. La propuesta de Diamante Negro sólo se puede bocetar, de momento, gracias a ‘Club Caribe’, un corte de escasos dos minutos y dieciocho segundos que no se hace corto en la escucha. Los punteos de una guitarra firme dan comienzo y se perpetúan hacia el ecuador del tema acompañada de una percusión tímida que se convierte en ganadora. En ese momento aceptas que no hay voz, que se trata de un tema instrumental, pero justo cuando menos te lo esperas Diamante Negro descolocan y se alzan para entonar y terminar de forma abrupta un corte que solo nos hace desear más.