A unos días de poner fin a este año, no lo damos por concluido sin antes completar con la segunda entrega de los mejores discos de 2021. En esta selección de 25 álbumes de artistas, muchos de ellos con grandes debuts, valoramos trabajos excelentes en un año que se repite atípico, también para la música. Como es costumbre, destacamos los álbumes publicados en la segunda mitad del año, tanto en el panorama internacional como el nacional. Así, estos son los mejores discos de este 2021 que ya acaba.

Puedes escuchar la playlist de esta lista en Spotify y si haces click en la imagen de cada artista accedes al álbum en Spotify.

Por Alfonso Alfaro

Desde la ciudad inglesa de Brighton desembarcan Beach Riot con su esperado debut Sub Atomic Party Cool. El cuarteto logra que su trabajo sea un viaje de ritmos rápidos y riffs contundentes acompañados de una voz que invita a corear cada uno de los estribillos. Su batería rotunda y firme  coquetea por momentos con los sonidos más noventeros como ocurre en ‘Good to Know (That I’m Still on Your Mind)’, ‘She’s a Hurricane’ o ‘Modern Dinosaur’. Pueden llegar recordar a Mudhoney, Nirvana o incluso a Queens of the Stone Age -concretamente en el tema ‘B.A.D.’-. Una banda imprescindible para cualquiera que le gusten la distorsión sin filtros.

Por Alfonso Alfaro

La Generación Z también está pidiendo su hueco dentro de la industria musical y caro♡ es un buen ejemplo de ello. La artista francesa con residencia en Londres ha debutado este año con Heartbeats/Heartbreaks, un trabajo de 14 temas muy bailables y que rompen con el mainstream actual. Dentro de la propuesta de pop y electrónica, apuesta por la rama del PC music donde la delicadeza y el tono triste son unas de las señas de identidad. Entre todos los cortes destaca su single ‘sad song 33’ donde ese pop electrónico melancólico hace su aparición con un estribillo que invita a bailar y a sentir el ritmo de cada arreglo.

Por Manuel Precioso

En esta segunda mitad de 2021, uno de los álbumes más especiales que se han publicado es el debut de chloe mk, All the Same All OK. En este trabajo, Chloe nos propone un viaje casi espiritual hacia otro mundo, permitiéndonos adentrarnos en sus pensamientos e ideas más íntimos. Partiendo de una cuidada base bedroom pop protagonizada por guitarras noventeras, el álbum supone punto de partida desde el que chloe mk reedifica su particular proyecto musical y se reencuentra consigo misma. Imprescindible la crudeza de temas como ‘Slide’ y el hipnotismo de ‘You Decide’ o ‘Wonder’.

Por Alfonso Alfaro

2021 ha sido el año de Deb Never. La norteamericana ha compartido su nuevo trabajo Where Have All The Flowers Gone? que se ha convertido en una de las sensaciones del año. Su estilo es una unión de géneros que pasan por el bedroom pop, R&B, pop y rap; todo un cóctel sonoro que consigue atrapar desde el primer segundo. La atmósfera que crea la cantautora con cada tema es única llegando a recordar a los primeros Radiohead pero con un sonido más modernizado. Cortes como ‘Someone Else’, ‘Red Eye’ o ‘Sweet & Spice’ consiguen que se erice el pelo con sus ritmos y la suave voz de la norteamericana. ¿Es Deb Never the next big thing? Es muy probable.

Por Manuel Precioso

La joven banda de Brooklyn Geese ha sido otra de las sensaciones de esta segunda mitad de año al otro del charco con su trabajo debut. En este Projector, demuestran haber sabido navegar las incertidumbres del momento que vivimos para imponer su estilo en el efervescente mundo del post-punk actual. Gracias a su estilo desenfadado y sin ataduras, Geese saben aportar cosas nuevas, salirse del molde y ofrecer algo diferente. En Projector, caben experimentos de todo tipo, pero siempre manteniendo esa forma y personalidad que los hacen tan únicos y atractivos al oído. A destacar, temas como ‘Fantasies/Survival’, ‘Projector’ o ‘Exploding House’.

Por Alfonso Alfaro | Fotografía de Lissyelle Laricchia

Otra de las bandas imprescindibles de Oceaund es illuminati hotties. El proyecto musical liderado por Sarah Tudzin ya estuvo entre los mejores discos de 2019 con su debut Kiss Yr Frenemies y ahora el imprescindible Let Me Do One More repite entre lo mejor del año. La californiana sigue apostando por su característico indie-rock con toques punk que tan buen resultado le ha dado en sus dos anteriores trabajos. La propia frontwoman es la que se encarga al 100% de todo el álbum: produce, compone y también hace la mezcla de sonido. Eso finalmente se traduce en un disco que ha sido realizado hecho al milímetro con melodías y canciones muy inspiradas donde no faltan guitarras.

Por Alfonso Alfaro

Dentro de las nuevas propuestas indie rock existe una corriente que apuestan por los sonidos más añejos e Indigo de Souza se aferra a ellos para componer. La cantautora ha publicado este año su nuevo trabajo Any Shape You Take tres años después de su notable debut. La norteamericana homenajea a los noventa con sus riffs de guitarra distorsionadas, lentas y melancólicas; donde además crea el escenario perfecto para dar rienda suelta para plasmar toda su angustia y demás problemas de salud mentales. ‘Bad Dream’ y su éxtasis sonoro final, la tranquilidad de ‘Darker Than Death’ o la crudeza de ‘Kill Me’ son pinceladas imprescindibles de un disco redondo.

Por Manuel Precioso

A mediados de octubre llegó el más que esperado álbum debut de Joy Crookes. Tras haber publicado varios EPs y ser nominada diversos a premios, la publicación de Skin es la culminación a todo el trabajo que la artista venía haciendo estos últimos años. En su debut, Crookes demuestra estar un escalón por encima en lo que a combinación de sonidos R&B, jazz y soul se refiere. También destaca su capacidad lírica para tratar desde temas políticos y sociales a otros más personales con un carisma y confianza demoledores. Todo ello ha hecho que a Joy Crookes y su Skin les hayan llovido las comparaciones con nada menos que figuras como Amy Winehouse, Shirley Bassey o Ella Fitzerald.

Por Tatiana Moro

En el camino de encontrar su propia voz, Julia Bardo abandonó parte de lo que podría haber considerado su identidad: dejó su ciudad natal en Italia para instalarse en Manchester, probó sus gustos en cursos universitarios y se replanteó su figura en Working Men’s Club cuando la banda viró del post-punk hacia el synth-pop. En Bauhaus, L’Appartamento, su primer álbum, inicia una búsqueda de sí misma compleja y confusa acompañada de suaves melodías y brillantes guitarras. Bardo colecciona emociones y sentimientos; soledad, introspección, separación pero también amor incondicional, y hace gala de ello en sus letras donde ilustra su visión de la vida mediante observaciones y visiones poéticas. Para divagar con ‘Love Out Of Control’, ‘Impossible’ y ‘It’s Okay (To Not Be Okay)’.

Por Alfonso Alfaro | Fotografía de Ginebra Siddal

Lo Que Te Pide el Cuerpo es el esperado debut de Las Dianas. Las de Granada ofrecen un indie-pop guitarrero muy fresco y que consigue enganchar desde la primera escucha con sus riffs veraniegos y letras pegadizas a la vez que ácidas. La banda no se guarda nada ni se cortan, ‘Beef Mac’, principal single del disco, es un corte directo con un mensaje a los pesados de la industria musical que tienen un grupo de medio pelo y se creen los Arctic Monkeys. Esta fórmula se repite con todos los temas que acaban siendo un reflejo de los problemas y aventuras de la mayoría de jóvenes. Y todo con unas guitarras, teclados y ritmos que te hacen sentir como en casa.

Por Alfonso Alfaro

El shoegaze suele ser un género recurrente en nuestras listas y este año no podía ser menos. Desde Hong Kong llegan Lucid Express, una banda dispuesta a hacerse un hueco en dentro de un estilo donde prevalecen los artistas británicos. Este año se han estrenado con su álbum homónimo y que ha conseguido ser toda una sorpresa. Los diez temas que incluye son un intenso viaje de ritmos suaves y voces bucólicas que convergen en riffs de guitarra espaciales y aterciopelados. Cortes como ‘Hollowes’, ‘Hotel 65’ o ‘Wellwave’ son buena muestra de la propuesta de los asiáticos.

Por Tatiana Moro

Tras la espalda de Molly Payton, Porcupine, su aclamado EP que el año pasado se situó entre uno de los mejores para Oceaund. Con la pandemia permitiéndole volver de Reino Unido a su país natal, este año la neozelandesa publica su primer largo Slack, escrito y producido a distancia entre los dos países. Este álbum es una compilación de canciones de 2019 a 2021 sobre el crecimiento y la autorreflexión pero, sobre todo, es un disco sobre el desamor y aprender a perder a alguien. Con su efervescencia creativa intacta, Payton continúa creando ambientes íntimos con una voz cautivadora en los que deambula sobre la frustración y el ocaso de las conexiones personales. Destacan ‘Honey’ y ‘You Cut Me So Much Slack’.

Por Manuel Precioso

Dentro del ámbito nacional, uno de los debuts más esperados del año era el de los andaluces Morreo. Repleto de referencias e influencias patrias, no podría existir un título más representativo que Fiesta Nacional. Con el pop y los sonidos psicodélicos siempre en el centro, en este disco, encontramos verdaderos hits como ‘Pesadilla Pop’, ‘Quemados por el Sol’ y ‘Hola, Corazón’. En Fiesta Nacional, Morreo también tienen tiempo para experimentos de todo tipo, saltando entre décadas o lugares y encapsulando momentos y sentimientos en los que es imposible no verse reflejado.

Por Alfonso Alfaro

La propuesta musical de Orla Gartland se basa en un alt pop con elementos indie y folk y cada año con cada EP o single que comparte va mejorando y afinando su estilo. Con su nuevo trabajo Woman On The Internet no solo se supera con creces, sino que firma uno de los mejores álbumes de este 2021. Este LP de once temas es un lienzo donde la irlandesa expone sus inseguridades con ritmos bailables y innovadores a la vez que familiares. La cantautora se abre en canal con este disco y consigue que la intensidad de su mensaje se funda con una composición musical a la altura de muy pocos. ‘Zombie!’ o ‘More Like You’ son algunos de sus cortes imprescindibles.

Por Manuel Precioso

Casi llegando el final del verano llegó el esperado segundo trabajo de ORTIGA, titulado Sabes el Camino Que Elegí. El proyecto de Manuel González, conocido también por sus pericias como mitad del dúo Esteban & Manuel, conserva ese toque cumbiero pero lo lleva mucho más allá. Lo que está claro es que el gallego está en su elemento entre esa mezcla de sonidos, ritmos, autotune y teclados. Explorando nuevas ideas, Sabes el Camino Que Elegí, nos marca el camino de principio a fin y sabe beber de la música latinoamericana y española de ayer y hoy. Todo ello confirma a ORTIGA y a su segundo trabajo como un imprescindible nacional en este 2021.

Por Alfonso Alfaro

Tras numerosos lanzamientos de EPs y sencillos, la productora 박혜진 Park Hye Jin se estrena por fin con su esperado primer álbum Before I Die. La coreana se sumerge completamente en la electrónica con tintes indie y ritmos clásicos para firmar un total de 16 de temas. El trabajo es una montaña rusa de ritmos relajantes e intensos en el que se entremezclan con la voz suave de la surcoreana que aprovecha para narrar duras vivencias personales. Entre todos los cortes destacan canciones como ‘Let’s Sing Let’s Dance’, ‘Where Did I Go’ o ‘Whatchu Doing Later’. Sin duda uno de los trabajos más esperados este año de toda la nueva hornada de productores de electrónica.

Por Tatiana Moro

La fuerza con la que empuja Tik Tok a los artistas emergentes es una innegable realidad que abre espacio a una generación hambrienta en la que encaja la londinense PinkPantheress. Con una mixtape de diez canciones de menos de 2 minutos, en referencia a la corta extensión de los videos que subía durante el confinamiento, PinkPantheress habla de los vértices de la adolescencia desde un delicado sentido de la intimidad y autenticidad. Ella misma denomina su música como “new nostalgic” señalando esa habilidad innata para crear un ambiente de susurros y secretos como en ‘Pain’, ‘Passion’ o ‘Nineteen’.

Por Tatiana Moro | Fotografía de ​​Jenny Brough

Nacida en Sri Lanka y afincada en Suiza, Priya Ragu debuta con damnshestamil una muestra de diez temas en los que enseña su interpretación de sonidos provenientes de su herencia asiática mientras vira hacia una bien elegida amalgama de géneros: desde R&B alternativo, pasando por soul y pop hasta música tamil. Versatilidad, mimo e inteligencia se unen en las manos de Priya Ragu y su hermano JaphnaGold, productor y co-escritor del disco, para elaborar coloridas melodías, cuidadas letras y delicadísimos arreglos. Asentando el ambiente que va atravesar los 35 minutos del trabajo desde ‘Leaf High’, Ragu labra orfebrería en formato de canciones hasta plegar a la crítica y que denominen su reconocible sonido como ‘ragu wavy’ en honor a su nombre.

Por Manuel Precioso | Fotografía de @melrestrepoba

Mirando a Latinoamérica encontramos otro de los mejores discos de esta segunda mitad de año. Se trata de Amalgama, el segundo álbum de los argentinos Pyramides. Cargado de oscuridad, este trabajo apuesta por un post-punk crudo y directo. Rescatando temas e ideas de cuando Pyramides era solo Facundo Romeo, Amalgama crea una atmósfera de misterio y sinceridad que te atrapa irremediablemente. Además, a lo largo del álbum encontramos nombres tan familiares como El Último Vecino o La Plata. Sobresalen cortes como ‘Frágil’ y ‘Propaganda’ o la sinceridad de ‘Ovbio’ y ‘Hartarme’.

Por Alfonso Alfaro | Fotografía de Jacob-Hopewell

Dentro de todas las propuestas musicales del año, seguramente la de Rosie Lowe y Duval Timothy con Son sea una de las más originales e inesperadas. La cantautora inglesa se asocia con Timothy para explorar juntos los diferentes campos sonoros y cómo podrían converger sus visiones musicales. El resultado es Son, un álbum de nueve temas donde juegan con los ritmos y las voces corales a su antojo para crear atmósferas intensas a la vez que íntimas. Se trata de un trabajo difícil de catalogar donde el oyente tiene que conectar con ellos y abstraerse. ‘Don’, ‘Play Along’, ‘Son’ o ‘Gonna Be’ son algunos de los temas que destacan de este singular y extraordinario trabajo.

Por Tatiana Moro

Un coro de voces femeninas escolta a Rebecca Lucy Taylor para alzar la voz cantando “no voy a controlar mi necesidad de ser completamente libre” en ‘I’m Fine’ e inaugurar su segundo álbum Prioritise Pleasure. Este nuevo trabajo de Self Esteem es también un diario de autoconocimiento y aceptación. Taylor utiliza el pop como vehículo para introducir letras agudas e ingeniosas sobre la opresión de las mujeres bajo el patriarcado. La británica invoca nuevas miradas, abrazando su existencia, priorizándose a sí misma, validando sus sentimientos y desquitándose de toda culpa. El emblema del disco llega con la poderosa ‘I Do This All The Time’ y su spoken-word.

Por Alfonso Alfaro

Supersoakerr son como una incorporación a la autopista. Primera, segunda… y cuando te das cuenta vas a 140km/h con el volumen a tope. Los australianos debutan este 2021 con S/T, un trabajo de 12 temas donde todo es velocidad. Los 34 minutos que dura son un puro garage distorsionado con melodías pegadizas desde el primer riff. Son de esas bandas que apenas hay información en internet y que son toda una sorpresa desde la primera escucha. Temas como ‘Such a Bore’, ‘Caught Up’ o ‘B On My Own’ desbordan fuzz y punteos de guitarra que enganchan en el primer segundo. Totalmente imprescindibles.

Por Manuel Precioso | Fotografía de Mira-Dayal

Otra de las apuestas más originales llegó con el año casi tocando a su fin, de la mano del proyecto de Melody English y Sam Glick, Test Subjects. Casi sin quererlo, el dúo de Brooklyn y su disco Study, nos transportan a través de un álbum que es tanto un experimento como una experiencia conceptual. Dando rienda suelta a su imaginación y con el pop como elemento central, Study es un viaje tan confuso como adictivo. Sin duda, uno de los trabajos más especiales del año. Destacan ‘Boy Next Door’, ‘One Last High School Thrill’ o ‘One ‘Interstate of Mind’.

Por Manuel Precioso

Prácticamente en el ecuador de este 2021 llegó el tercer álbum de estudio de los australianos The Goon Sax. Titulado Mirror II, el trío de Brisbane demuestra la madurez y seguridad que el recorrido de sus otros trabajos les ha dado, pero conservando ese toque especial que los ha llevado hasta aquí. Con el pop como elemento común, este trabajo saber jugar con los teclados, el indie-rock y, sobre todo, con las innumerables influencias de los ochenta y noventa que casan a la perfección con su propuesta. Son imprescindibles las pegadizas ‘In the Stone’ y ‘Psychic’ y la magia de temas como ‘Tag’ o ‘Desire’, donde la voz de Riley Jones nos ofrece uno de los puntos álgidos del álbum.

Por Alfonso Alfaro

¿Y si el mejor disco de musical electrónica del año es de un grupo nacional? VVV [Trippin’you] han firmado el extraordinario Turboviolencia convirtiéndose en una de las sorpresas del género y en una banda que no puede faltar en ninguna lista de lo mejores del año. Afinando un poco más la propuesta de los madrileños, su característico electro-punk es la clave para firmar los diez temas que contiene su trabajo. Desde el primer tema es un viaje a toda velocidad por los ritmos maquineros y  y que invita a no parar de escuchar cortes como ‘Nadie Es Leal’, ‘Odiar Frontal’ o hasta llegar a su clímax con ‘Bosque Infinito’.